La economía social



La Economía Social es el conjunto de actividades económicas y empresariales que, en el ámbito privado, llevan a cabo aquellas entidades que persiguen el interés colectivo de sus integrantes o bien el interés general económico o social.

Las Entidades de la Economía Social surgen como respuesta a las diversas necesidades sociales del entorno en el que se desarrollan, aportando soluciones positivas e innovadoras a través de diversas actuaciones, tanto en lo empresarial como en lo social, y que tienen como consecuencia más inmediata su aportación a la cohesión social a través del desarrollo local.

Su configuración actual está marcada por la aprobación de la Ley 5/2011, de 29 de marzo, de Economía Social, que supuso un punto de inflexión para el reconocimiento, visibilidad y desarrollo del sector, tanto en España como en la Unión Europea.

Algunos de los principios básicos de la Economía Social son la primacía de las personas y del fin social sobre el capital; la gestión autónoma, transparente, democrática y participativa o la promoción de la solidaridad interna y con la sociedad que favorezca el compromiso con el desarrollo local.

Mediante diversas formas y actuaciones, la Economía Social busca fomentar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, la cohesión social, la inserción de personas en riesgo de exclusión social, el empleo estable y de calidad, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la sostenibilidad.

En ese sentido, defiende la aplicación de los excedentes o de gran parte de los mismos al objeto social de la entidad y a sus socios, la independencia respecto a los poderes políticos.
Por todo ello, la Economía social mejora la situación social de las personas desfavorecidas y facilita sustancialmente la innovación social, ofreciendo soluciones a los problemas sociales, económicos y ambientales. Asimismo, contribuye a la política de empleo de la UE a través de la promoción del espíritu empresarial, la mejora de la capacidad de adaptación de las empresas y sus trabajadores y el refuerzo de la política de igualdad de oportunidades.

Cabe destacar que este ámbito ofrece una manera de fortalecer el vínculo democrático entre el Gobierno y la sociedad civil para promover la cohesión social, la ciudadanía activa y una economía más equilibrada y socialmente sostenible.